Las «Ganancias» van para los solteros

0

01-SEP-2013 La suba del tope a $ 15.000 de remuneración bruta mensual es un beneficio incompleto, según coinciden los especialistas. Particularmente, porque el Gobierno ha tomado la decisión por decreto y no se sabe qué sucederá con el beneficio más allá de diciembre. También hay inquietud por los efectos de la suba de salarios pactadas en paritarias y sus efectos fiscales.

A río revuelto, ganancia de pescador. Y así parece ser el escenario que ha planteado la presidenta Cristina Fernández, al anunciar que los empleados con salarios inferiores a $ 15.000 brutos mensuales no tributarán el impuesto a las Ganancias. Pero, tal parece que el río baja con aguas turbias aún.

Las reglamentaciones posteriores al anuncio presidencial sólo han sido parches que no terminaron de aclarar el panorama impositivo, particularmente a los asalariados de la cuarta categoría del impuesto. Sólo se sabe que, en este partido propuesto por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), los solteros se impusieron por goleada a los casados.

Como dice Agustín Zeppa, coordinador de la Subcomisión de Impuestos del Colegio de Graduados en Ciencias Económicas de Tucumán, la inequidad del impuesto es mucho mayor por el estado civil del contribuyente. «Para un soltero, un ingreso de $ 15.000 mensuales puede garantizarle un buen pasar y mucho más si no le descuentan Ganancias.

En cambio, para un casado, además de tener mayores niveles de gastos hogareños, las deducciones ni siquiera llegan a compensarle la carga fiscal», indica el tributarista a LA GACETA.

«Hemos eliminado esta distinción entre solteros y casados por una razón muy concreta: porque tenemos nuevas formas familiares. Gente soltera que vive en familia con hijos y familias ensambladas que son divorciados o solteros». Esa fue la justificación que dio Cristina Fernández, a través de su cuenta en Twitter (@CFKArgentina), sobre la decisión de unificar el beneficio.

Si el bruto es $ 15.000 mensuales, ¿Cuánto es el salario de bolsillo de un contribuyente beneficiado por la medida? Según Economía & Regiones (E&R), esto equivale a unos $ 12.450 mensuales netos o «de bolsillo», descontando la parte correspondiente a los aportes personales y se agrega a la suba del 20% implementada en marzo, que abarca las retenciones aplicadas a las rentas de la cuarta categoría del segmento de personas físicas, tanto para trabajadores activos como pasivos.

En cuanto al nuevo mínimo no imposible, como se dijo, beneficia particularmente a los trabajadores solteros ya que ubica su límite por arriba del crecimiento acumulado del índice de salarios entre 2003 y 2013, mientras que en el caso de los trabajadores casados, el límite debería haber subido como mínimo hasta los $ 16.000 para «empatar» la suba acumulada en los salarios registrados, advierte E&R.

Más resoluciones 

Como viene la situación, no es descabellado pensar que en breve la AFIP publicará nuevas resoluciones y reglamentaciones en el Boletín Oficial de la Nación. «Nada es claro», indica Zeppa. Y expone algunas de las consultas que recibió de los contribuyentes:

• ¿Qué sucede con los casos que están dentro del parámetro del mínimo y que, en los próximos meses, pueden superar el tope de $ 15.000? «Puede darse el caso que, al acreditarse alguna de las cuotas de los aumentos acordados en paritarias, el sueldo bruto se me vaya a $ 15.100. Entonces me retendrán Ganancias hacia el futuro, que no sólo puede absorber el aumento, sino también multiplicarse la retención», advierte el experto. En ese aspecto, dice, resulta injusta la medida y muchos empleados preferirán que no les incrementen la remuneración.

• Si bien subió un 20% las deducciones personales para los sueldos ubicados en el tramo de $ 15.001 a $ 25.000 mensuales, nada indica que con las futuras mejoras puedan llegar a ser recategorizados, perdiendo inmediatamente el beneficio.

• El tercer elemento dudoso de la medida presidencial es el tiempo de vigencia del beneficio. «Nada indica ni el decreto ni las reglamentaciones acerca de lo que sucederá después de diciembre. Si sigue o si se eliminará el tope de $ 15.000 brutos», sostiene Zeppa.

En suma, las escalas y categorías del impuesto siguen siendo obsoletas, advierten los especialistas, de tal manera que el tributo está perdiendo su espíritu: la proporcionalidad en su aplicación y su carácter redistributivo, de modo que sólo deberían quedar bajo su órbita los sectores de mayor poder adquisitivo y no trabajadores con salarios medios y/o jubilados.

«La lógica indica que estos ajustes deberían realizarse en forma automática, acompañando la evolución de un índice que permita mantener a resguardo los salarios y las jubilaciones, de modo que los aumentos recibidos a través de las paritarias o los ajustes automáticos por Ley de Movilidad no terminen siendo «compartidos» con el Fisco Nacional, puntualiza Economía & Regiones. Fuente: La Gaceta.

Comments are closed.

las-quot-ganancias-quot-van-para-los-solteros-colegio-de-graduados-en-ciencias-econmicas-de-tucumn