Dejó de latir el infatigable corazón de Efraim Wachs

18 marzo 2016.- Es una leyenda del deporte y vivió todos los límites. Efraim Wachs, de profesión contador público fue un símbolo de tenacidad y superación. A los 98 años su infatigable corazón dejó de latir.
Wachs alcanzó el privilegio de ser multicampeón mundial, sudamericano y argentino. Además, comenzó a practicar el atletismo a los 70 años, luego de haberse dedicado, durante muchos años, al ajedrez.

El competidor había nacido el 12 de marzo de 1918. En su derrotero profesional mantuvo una fluida comunicación y una relación permanente con la institución colegiada y fue un activo integrante de la Subcomisión de Deportes del Colegio

Esta fue una de las últimas entrevistas que concedió al matutino La Gaceta.

– ¿Cómo empezó a gestarse la propuesta de grabar un aviso importante? (Eco de los Andes)

Me llamaron de la productora Wasabi Films, de Buenos Aires, y me preguntaron si quería realizar un casting. La prueba se efectuó en un parque de Tafí Viejo. Conté mi vida y me hicieron correr. El casting se hizo entre 100 postulantes de todo el país. Luego volvieron a llamarme para darme las instrucciones.

– ¿Y cuándo fue el segundo contacto?
Cuando finalizó el Campeonato Argentino de Mar del Plata. Me dijeron que fuera al aeropuerto y que allí tenía un pasaje a mi nombre. Llegué a Buenos Aires y me instalaron en un hotel. A las seis de la mañana del día siguiente me fueron a buscar y me embarcaron para Bariloche.

– ¿Cuál fue el monto del contrato que firmó?

3.000 pesos, más los pasajes y las estadías.

– ¿Siempre había alguien esperándolo en los aeropuertos?-

Sí, y siempre eran señoritas muy simpáticas (risas). En Bariloche me trasladaron a un hotel que no parecía de cinco estrellas, sino de 10 estrellas. Estaba rodeado de lujo y de comodidades.

– ¿Madrugaba todos los días?

Si, me levantaba a las cuatro de la mañana y nos servían un fastuoso desayuno. Claro que yo comía muy poco, porque tenía que estar livianito para correr. A las cinco me pasaban a buscar y se iniciaba el rodaje.- Por lo que cuenta, parecía una estrella de cine.
Imagínese, tenía 20 personas a mi disposición y médicos que me controlaban la presión y me indicaban cuándo debía volver a correr.

– ¿Quiénes eran los otros dos protagonistas?

Juvenal Pérez, campeón argentino de 5.000 metros de 80 años, que vive en Bariloche, y el otro atleta es José Montecardio, de Buenos Aires, campeón argentino de maratón, de 70 años; era el más jovencito del grupo (risas).

– ¿Cómo vivió la experiencia?

Me sentí muy bien, muy contento. Fue única y muy divertida. Nos hicieron subir y bajar las montañas. Realmente la pasé muy bien.

Fuente: La Gaceta.-

También te podría gustar...

dej-de-latir-el-infatigable-corazn-de-efraim-wachs-colegio-de-graduados-en-ciencias-econmicas-de-tucumn