Pronostican un año negativo para la industria

23 FEB 2015 –  El 2015 será el cuarto año en el que la industria argentina enfrente una mala performance. Desde 2012, el sector fabril viene debilitándose. El año pasado, la baja de la actividad osciló entre el 2 y el 4%, según los datos del INDEC y las distintas mediciones privadas. Para este año, la proyección es que enfrente una nueva caída, en torno al 0,5%. “Hoy el mejor escenario al que la industria podría aspirar es a terminar el año estancada respecto del nivel de producción del año pasado”, sostiene el economista Dante Sica, ex subsecretario de Industria.

La pérdida de competitividad por las diferentes velocidades a las que se mueven la inflación y la devaluación, la depresión del mercado interno por la baja del poder adquisitivo, las trabas para importar y la caída de la economía brasileña son las razones coyunturales que construyeron este escenario para la industria. También subyacen causas más profundas, como la falta de escala y de especialización y la dependencia de la restricción externa. Para el Indec, la caída de la actividad fabril el año pasado fue de 2,3%. Para la Fundación FIEL, la merma interanual en los primeros once meses de 2014 fue del 4,6%.“En los próximos meses, la menor caída de la producción automotriz, que ya se ha manifestado en noviembre pasado, contribuirá a contener el retroceso del índice de producción y la caída de los bienes de capital y de consumo durable. No obstante, los restantes sectores atraviesan desafíos. Para el conjunto de la industria, el ambiente macroeconómico seguirá marcando un ritmo débil de actividad”, indica la medición de FIEL. El único sector que mostró desempeño positivo en 2014 fue la siderurgia, con un alza del 3,6%.

Según FIEL, que hace una ponderación sectorial distinta a la del INDEC, la actual es la tercera recesión industrial más extendida desde 1980 a la fecha, a la vez que resulta la menos profunda de los últimos 8 episodios recesivos. Para abeceb.com, la industria cayó 3,1% en 2014 y perderá otro 0,5% este año. Al frente de esta consultora, Sica señala que “en la industria en general no hay expectativas de recuperación. El mejor resultado al que podrían llegar este año es el estancamiento”. El año pasado, el sector automotor cayó 21,8% y este año se espera un leve repunte del 0,6%, según los datos de abeceb.com, dada la baja base de comparación interanual.

El 90% de los rubros fabriles tuvo en 2014 rendimientos negativos y tiene mal pronóstico para este año. Sica apunta que toda la producción de bienes durables “está restringida por la debilidad de la demanda y la falta de dólares. Es difícil ver sectores que estén en proceso de expansión. El empresariado está en una posición defensiva preparándose para un nuevo ciclo”. El repaso de los sectores refleja que las automotrices locales están atadas a lo que ocurra con la demanda brasileña –en un año en el que el país vecino se enfrenta a un pronóstico de recesión– y en el plano local, a la escasez de dólares, indispensables para importar las autopartes. “El nivel de producción de autos no va a variar porque les afecta más la falta de dólares que la demanda interna”, indica Sica. Y apunta que “el sector al que mejor le va es Alimentos y Bebidas, aunque el crecimiento que tiene es casi vegetativo, apenas 1 o 2 puntos en términos reales. Donde puede haber un pequeño rebote es en algunos bienes finales que perdieron el acceso a los mercados exportadores pero a la vez conviven con la restricción a las importaciones por lo que pueden volcarse a abastecer la demanda local en rubros como textiles o calzados”.

Jorge Vasconcelos mira a mediano plazo. “Para fortalecer al sector industrial, la Argentina tendrá que romper esquemas agotados y avanzar hacia un nuevo modelo, de mayor integración del complejo fabril con los países de la región (no sólo del Mercosur) y del resto del mundo, para lograr mayor especialización y escala”. Y aporta que en el último quinquenio, las exportaciones industriales fueron de US$25.000 millones por año, mientras que el déficit de la balanza comercial sectorial fue de US$30.000 millones anuales. Este desfasaje suele cubrirse a través de tres vías: entrada masiva de capitales, dólares aportados por el campo y restricción a las importaciones para ponerle coto al desequilibrio. La primera vía está obstruida desde la aparición del cepo cambiario y las otras dos persisten con altibajos. Este año habrá cosecha récord pero con precios bajos, por lo que el ingreso de dólares por esa vía estará acotado. “La industria no puede vivir mendigando dólares al agro”, concluye Vasconcelos.

Las trabas a las importaciones, a su vez, le ponen un techo muy bajo a la actividad industrial. Según Economía y Regiones, casi el 70% de las importaciones son bienes de capital, piezas para bienes de capital e insumos intermedios. “La restricción a importar repercute negativamente en los sectores productores en general y en la industria en particular que necesita comprar estos inputs para producir”, señala la consultora.

Los datos que aporta Vasconcelos muestran que las exportaciones de manufacturas industriales de la Argentina capturan sólo el 0,22% del mercado mundial de estos productos, cuando el PBI de nuestro país es el 1% del producto bruto mundial. De este modo, la Argentina computa exportaciones industriales de US$600 por año y por habitante, contra US$2.400 para el caso de México y US$49.800 para Corea.La falta de escala, la pérdida de competitividad, el estancamiento de las negociaciones bilaterales y las retaliaciones frente las trabas a las importaciones que aplica el Gobierno derivaron en que los productos made in Argentina pasaran de cubrir en 1998 el 13% del total de las compras al exterior de Brasil a sólo 6,7% en 2014. “Cada punto porcentual que se resigna en la participación del mercado vecino equivale a US$2.300 millones por año”, asegura Vasconcelos. Cuando el principal comprador de productos industriales deja de comprar, los exportadores argentinos no encuentran a quién venderle. El ejemplo más claro está en el mercado automotriz, donde 85 de cada 100 unidades exportadas sólo pueden ser colocadas en Brasil.

 

 

Fuente: Clarín.com.ar

También te podría gustar...

pronostican-un-ao-negativo-para-la-industria-colegio-de-graduados-en-ciencias-econmicas-de-tucumn