Nuevos planes para deudas impositivas: un poco de aire

0

-¿Cómo pueden las empresas ponerse al día con el fisco?

-Mediante el reciente plan de facilidades de pago Puente Fiscal, la AFIP permite que las empresas que han acumulado deudas posteriores a la última moratoria, cuyo vencimiento fue el 31 de marzo, puedan ponerse al día y volver a respirar. En un año en el que las empresas han acumulado deudas, esta iniciativa será como un salvavidas para mantenerse a flote hasta que esté operativo el nuevo Plan Permanente, que según trascendidos oficiales estará vigente a partir del 1° de noviembre. Hasta ahora sólo se contaba con un plan permanente muy acotado de 3 o 6 cuotas, que tenía un cupo de entre 2 y 4 planes simultáneos dependiendo del tamaño de la empresa, que se convertía en una falacia lo de “permanente” y por otro lado un miniplán sobre la base del “Scoring” o riesgo fiscal del contribuyente otorgaba un pago a cuenta del 25% y 3 cuotas más, en el mejor de los casos.

-¿Qué deudas puedo incluiren el nuevo plan llamado Puente Fiscal y cuáles son las condiciones generales?

-Permitirá incluir obligaciones impositivas y de los recursos de la seguridad social, retenciones y percepciones, así como de sus respectivos intereses correspondientes a deudas vencidas entre el 1° de junio de 2016 y el 31 de mayo de 2017. También podrán incluirse obligaciones que hubieran sido incorporadas en planes de pagos anulados, rechazados o caducos. Desde lo financiero, también hay varias cuestiones a destacar. Habrá a cuenta de un 5% o 10% dependiendo de la categoría de riesgo (Siper). Mientras que el máximo de cuotas para obligaciones anuales, aportes, retenciones y percepciones y reformulación de planes vigentes de la RG N° 3827 es de 12 y para obligaciones mensuales y otras, establece un 24 de máximo. La tasa de financiamiento para micro y pequeñas empresas es del 1,65% mensual y para el resto de los responsables asciende al 1,80% mensual.

-¿Será posible tener nuevamente un plan “permanente”?

-Hasta ahora sólo se contaba con un plan permanente muy acotado de 3 o 6 cuotas que tenía un cupo de entre 2 y 4 planes simultáneos, según el tamaño de la empresa. Se convertía en una falacia lo de “permanente”, dado que, una vez agotado el cupo, hasta no liberarlo no había chances de tomar un nuevo plan aun cuando no tuviera cómo abonar una deuda corriente. Sería muy importante que el nuevo plan permanente contemplara alguna facilidad extraordinaria con más cuotas para aquellas empresas que atraviesen problemas financieros. Tal vez podría pensarse en que no fuese automático y en que requiriera algún tipo de evaluación de la situación de la empresa de los últimos meses para que le permita acceder al plan.

Silvia Andrea Tedín

Socia del Dpto. de Asesoramiento Fiscal en SMS-San Martín Suárez y Asociados

Share.

Comments are closed.